Menu
Paid Advertisement
view counter

April 2014 Vol. 21. No. 5 Focus on Using School Time Wisely

En español

Padres aprenden cómo hacer que sus hijos lean más

Springboard es un esfuerzo que ofrece entrenamiento para que las familias puedan fomentar las destrezas de lectura de sus hijos en el hogar.

By por Connie Langland on Mar 28, 2014 09:21 AM
Photo: Harvey Finkle
Ebony Wilkie, izquierda, ha estado trabajando con su hijo Jakai Rhoades para mejorar la lectura. Ella ha recibido entrenamiento sobre cómo los niños aprenden a leer.

En una tarde de marzo, el niño de 8 años Jakai Rhoades y su mamá Ebony Wilkie comenzaron a trabajar en su tarea. 

“¿Cómo se ve esta palabra?” Wilkie le preguntó a su hijo, estudiante de 3er grado en la Escuela Elemental Blaine. “Es una palabra compuesta — dos pa-labras juntas. ¿Lo ves?”

“Spaceship (nave espacial)”, contestó él correctamente.

“Rumble … rumble … ROOAAARRRR (brum ... brum ... BRUUUMMMM)”, leyó Jakai. “The rocket goes up into ... (el cohete sube hacia el...)” y se atascó en la próxima palabra. Pero su mamá estaba lista, apuntando hacia arriba una y otra vez y dándole una pista a Jakai.

Él trató nuevamente, y leyó “The rocket goes up into ... space! (el cohete sube hacia el ...¡espacio!” 

¡Sí! Jakai estaba feliz, y Wilkie también.

En este hogar del área de Strawberry Mansion, aprender a leer es una aventura conjunta.

Para Jakai, el esfuerzo significa que tiene que dedicar tiempo adicional leyendo libros de cuentos – a veces tanto como una hora en las tardes después de la escuela y 15 minutos antes de irse a dormir. 

Y Wilkie también se ha esforzado. El verano pasado y otra vez este invierno, asistió a talleres para padres en la escuela Blaine para adquirir algunas de las mismas destrezas que los maestros usan en el salón de clases. Aprendió lo básico de cómo los niños aprenden a leer – y también qué cosas los atrasan.

“Algunos niños leen, pero no entienden lo que han leído. Por eso hemos trabajado en ayudarle a entender lo que está leyendo”, dijo Wilkie.

“Jakai no leía cuando empezamos y ahora lee a nivel de 2do grado. Ha progresado muchísimo”, dijo su mamá.

Entrenamiento para los padres

Reclutar a los padres para ayudar en la lectura es la innovación básica de una iniciativa para remediación de lectura llamada Springboard Collaborativa. La iniciativa Springboard, creada por Alejandro Gac-Artigas, ha llevado a cabo programas de lectura en escuelas chárter durante los últimos tres veranos y se expandió para incluir cuatro escuelas del Distrito este pasado verano. 

“Los padres son el mayor recurso natural en la educación”, dijo Gac-Artigas, “y lo más increíble es que este recurso casi ni se aprovecha en las comunidades de más alta pobreza”. 

Este invierno, Springboard tuvo un programa piloto en la escuela Blaine desde febrero hasta abril a fin de entrenar a los maestros para trabajar con las familias de los estudiantes que más dificultad tengan para leer. Finalmente, el programa piloto incluyó cinco maestros, 35 estudiantes y sus familias. 

En este programa piloto, los maestros prepararon un plan de acción para cada niño y repasaron el plan y las metas con los padres. Cada dos semanas, los maestros llevaron a cabo talleres de una hora con los padres. En la semana alterna, los maestros recibieron adiestramiento sobre cómo comunicarse y preparar a las familias. Al igual que en el programa de verano, Springboard les ofreció libros y materiales a las familias como incentivo. 

La participación de los padres es sumamente bienvenida por los educadores, pero los padres rara vez son reclutados para ayudar a enseñar lectura y escritura que vaya más allá del famoso consejo: Léale a sus hijos. 

La iniciativa Springboard pide mucho más porque les enseña a los padres cómo fomentar las destrezas de lectura, vocabulario y comprensión de sus hijos fuera del día escolar tradicional. El programa también responsabiliza a los padres durante la duración del programa dándoles tareas para el hogar y estableciendo requisitos de asistencia. El verano pasado, los padres de cuatro escuelas del Di-stri-to tuvieron una asisten-cia promedio del 93% a los ta-lleres semanales.

Springboard declara drásticos beneficios en la lectura y tiene grandes ambiciones: reducir y hasta cerrar la brecha de desempeño para los niños provenientes de áreas desventajadas (visite springboardcollaborative.org/what-we-do/the-impact).

La investigación al respecto parece respaldar el enfoque de Springboard. Una revisión en el 2006 de la investigación hecha por el Instituto Nacional de Alfabetización se fijó en las intervenciones de la familia desde Kinder hasta 3er grado y concluyó que cuando los padres enseñan destrezas específicas de alfabetismo, eso es dos veces más eficaz que escuchar al niño mientras lee, y seis veces más eficaz que alentar a los padres a leerles a los niños.

Los esfuerzos rinden frutos

Wilkie está segura de que sus esfuerzos han tenido un gran impacto en las destrezas de lectura de Jakai. Los libros en la mesa de tarea eran de nivel de 2do y 3er grado – mucho más avanzados que los que podría leer hace un año. Y Jakai es alentado por su hermano mayor de 10 años Karim Pressley, que empezó a leer muy bien desde temprana edad.

La familia Wilkie ha estado leyen-do sin parar desde el verano pasado, incluyendo el tiempo después de que se acabó el programa de verano hasta antes de que comenzara el año escolar. Los amigos que tocaron a la puerta esta cálida tarde de marzo no pudieron más que la insistencia de la mamá de que la tarea es primero y el juego después.

Jakai no tenía uno sino cuatro libros de cuentos que leer esa tarde: Rockets and Spaceships, de nivel 2.9 (es decir, final de 2do grado); Martin’s Big Words, de nivel 2.5; The Meanest Thing to Say por Bill Cosby, de nivel 2.2; y Jamaica’s Find, de nivel 3.2. 

Esa combinación, que va de más fáciles a más difíciles, le parece lógica a la mamá de Jakai. Los libros más fáciles para leer refuerzan las destrezas; los que tienen más palabras nuevas y desconocidas lo desafían a descifrar el significado de la palabra de acuerdo con el contexto del cuento. 

“Antes del programa, yo ayudaba a Jakai leyéndole libros que le gusta-ban. Pero él no podía pronunciar las pa-labras. En Springboard lo ayudaron con la pronunciación, y yo también lo hice”, dijo Wilkie. 

Ella también lo ayudó a aprender palabras que no sabía poniéndoselas en un contexto que fuera familiar para él, y nos dio este ejemplo: “La palabra dirty (sucio) – Yo le decía ve a limpiar tu cuarto, que está... ____ y él lo entendió: tu cuarto que está sucio. Eso le funcionó.” 

Este esfuerzo en el hogar ha tenido un fruto adicional. 

“Valió la pena porque aprendí más sobre mi hijo. Y tuve oportunidad de interactuar con su maestra. Cualquier cosa que ayude a mi hijo a aprender, yo estoy de acuerdo”, dijo Wilkie. 

Karen Shanowski, gerente de proyectos en el Center for Schools and Communities en Camp Hill, Pa., dijo que las escuelas cada vez están buscando más maneras de lograr que los padres participen en el aprendizaje de sus hijos. Lo que es claro, dijo ella, es que “la participación de la familia no es algo añadido; es parte integral del proceso de aprendizaje. Y estamos viendo que las escuelas están buscando maneras nuevas para conectarse con las familias”. 

Esas iniciativas, dijo ella, han surgido de haber reconocido que “los padres son los maestros de más influencia para sus hijos”.

Shileste Overton-Morris, gerente senior del centro, notó que las iniciativas fuera de la escuela pueden interactuar con los padres de maneras creativas más allá de “la conferencia de padres y maestros o la reunión del PTA” que son tan típicas en muchas escuelas. Lo clave, dijo Overton-Morris, es “comunicar ese mensaje – que los padres son maestros no importa dónde estén en el sistema, ya sea en el hogar, en una escuela chárter o en una escuela pública. Los padres son los maestros primarios... y es sumamente importante que las escuelas busquen cómo lograr que los padres participen de manera significativa a fin de asegurar que el estudiante tenga éxito en la vida”.

Libros y más libros

Como Wilkie, Enjoli Johnson asistió a los talleres de Springboard en la escuela Blaine el verano pasado y luego durante el programa piloto a fin de apoyar la lectura de sus tres hijos, Anthony Cindell de 11 años y estudiante de 5to grado, Zahmaar Brown de 7 años y en 1er grado, y Joseph Brown, de 5 años en Kinder. 

“Primeramente, cuando vienen donde mí con un libro nunca los rechazo”, dijo Johnson.

Los maestros enviaron libros al hogar, y amistades vinieron con más libros. Johnson dijo que Joseph ha tenido más dificultad para aprender a leer que sus hermanos mayores, y lo que ella aprendió en los talleres le ha ayudado a trabajar con él. Además, “él se siente más motivado a aprender porque ve a sus hermanos mayores leyendo”.

Johnson recordó que ella creció leyendo con su mamá. 

“Ella se dormía; yo no paraba de leer”, dijo Johnson riéndose. “Definiti-vamente soy fanática de la lectura. Soy buena para la matemática, pero famosa por leer”. 

Para leer más sobre el método Springboard, visite el sitio Web.

Connie Langland es redactora independiente sobre asuntos de educación.

Traducción por Mildred S. Martínez.

About the Author

Connie Langland es redactora independiente sobre asuntos de educación.

Traducción por Mildred S. Martínez.

Comments (1)

Submitted by http://Www.Instructables.com/member/laureneoxendine/ (not verified) on May 4, 2014 7:41 am
Also the companies providing tɦе free web hosting serfices ԝill stіll haνе to make money someҺow frօm their seemingly generous offers, ɑnd thіs will սsually involve placing advertising ߋn yoսr website, aոd іt is unlikelʏ you will havе any control over wɦat the adverts ɑre for or wɦere they are placed on the site. Otɦerwise yօur customers wɦom you аre intendding fоr mаking the sire woulɗ simply get confused гegarding the actual purpose ߋf ƴߋur site. Endeavor tօ come acrоss a dijverse range witҺ a good quantity regɑrding bandwidth.

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.

By using this service you agree not to post material that is obscene, harassing, defamatory, or otherwise objectionable. We reserve the right to delete or remove any material deemed to be in violation of this rule, and to ban anyone who violates this rule. Please see our "Terms of Usage" for more detail concerning your obligations as a user of this service. Reader comments are limited to 500 words. You are fully responsible for the content that you post.

Table of Contents

Read the latest print issue

Philly Ed Feed

Become a Notebook member

 

Top

Public School Notebook

699 Ranstead St.
Third Floor
Philadelphia, PA 19106
Phone: (215) 839-0082
Fax: (215) 238-2300
notebook@thenotebook.org

© Copyright 2013 The Philadelphia Public School Notebook. All Rights Reserved.
Terms of Usage and Privacy Policy