Escuelas carentes de recursos necesitan tecnología asistiva