Menu
Paid Advertisement
view counter

Fall 2006 Vol. 14. No. 1 Focus on School District Contracting

En español

¿Se quedan o se van? La Comisión decidirá

By por Tina Collins on Sep 20, 2006 09:35 AM

Según los funcionarios del Distrito, cuando la Comisión para la Reforma Escolar decida en la primavera de 2007 si va a renovar o no los contratos multimillonarios del Distrito con seis admi­nistradores de escuelas, las puntuaciones de exámenes serán su consideración principal.

Los contratos con los seis administradores, conocidos también como “organizaciones de administración escolar”, o EMO por sus siglas en inglés, cubren a 41 escuelas. Estos contratos caducarán al final del año escolar.

En sus deliberaciones sobre la renovación de los contratos, la comisión enfrenta algunos asuntos potencialmente contenciosos sobre sus procesos y sobre cómo se evaluará el desempeño de las EMO.

Existe la posibilidad de que la SRC decida las renovaciones de los acuerdos escuela por escuela, o que tome la decisión en base al desempeño ge­neral de todos los proveedores. La SRC tendrá que decidir si se buscarán proveedores nuevos para administrar algunas escuelas, y también qué par­ticipación tendrán en el proceso los padres, el personal de la escuela y los funcionarios electos.

Aunque algunos están exhortando que la SRC mire más allá de los resultados de los exámenes estandarizados al tomar estas decisiones, estas puntuaciones son la medida de desempeño más importante que la comisión va a considerar.

“Se necesitan exámenes de referencia para determinar en qué rumbo estamos como distrito,” explicó el comisionado Martin Bednarek, y “la mayoría de los distritos escolares urbanos grandes usan las puntuaciones en los exámenes.”

Los contratos del Distrito con los seis proveedores de administración – dos compañías de lucro, dos compañías sin fines de lucro, y dos universidades (vea la "modelo de proveedores diversos") – describen esto explícitamente, declarando, “El éxito máximo de las escuelas que participarán en esta colaboración se medirá mediante la mejora en los exámenes estandarizados de desempeño.”

Los contratos del 2002 requerían que las escuelas con administración privada cumplieran con los estándares federales conocidos como Adequate Yearly Progress (progreso anual adecuado), o AYP. Los contratos también establecieron metas de desempeño de­talladas que le requieren a los proveedores reducir en cada escuela y cada año un porcentaje específico del número de estudiantes que están obteniendo puntuaciones “por debajo de la básica” en el PSSA (Pennsylvania System of School Assessment).

Los contratos se refirieron al desempeño de las EMO en áreas como asistencia, acciones disciplinarias, cambio de maestros, y participación en la comunidad como “una fuente secundaria de información que la SRC puede considerar cuando determine si renovará o terminará los contratos”.

Se esperan dos informes sobre el desempeño de las EMO en los próximos seis meses. El Accountability Review Council (ARC), un panel independiente de expertos en reforma escolar creado por el estado, estará proporcionándole un informe a la SRC a principios de 2007. Además, la RAND Corporation y el grupo local Research for Action están preparando un análisis conjunto de los resultados de los exámenes estandarizados que se publicará este otoño.

Preparaciones para el proceso

El chief of staff de la Comisión Frank Siefert dijo que la Comisión “anticipa que las decisiones de renovación se harán de acuerdo a cada escuela,” pero el Comisionado Bednarek dijo que no estaba seguro de que el método para tomar esas decisiones se hubiera determinado todavía.

Siefert también dijo que la Comisión está esperando recomendaciones específicas del Distrito sobre cuáles escuelas deben y no deben continuar bajo una administración privada.

El CEO del Distrito Paul Vallas dijo que su personal prepararía recomendaciones sobre las renovaciones de contrato. También sugirió que el Distrito podría considerar conseguir nuevos proveedores para las escuelas en las que las puntuaciones de los exámenes no han mejorado. “Hay varias universidades que están interesadas en venir y ayudarnos”, dijo.

“Las EMO que están funcionando serán retenidas, y aquellas EMO que no, se eliminarán”, dijo Vallas. “Aquellas escuelas que consistentemente no logran el AYP – tendremos que reconsiderar si se deben mantener bajo administración privada o si se le deben transferir a otros administradores privados”, añadió.

Por otro lado, hay personas como Shelly Yanoff del Philadelphia Citizens for Children and Youth que señalan, “No se trata solamente de las puntuaciones en el examen.”

“Yo espero que sea una decisión que lo tome en cuenta todo, no solamente el AYP,” dijo también Janis Butler de Universal Companies. “El AYP es definitivamente importante, y es lo que todos queremos lograr, pero hay muchas áreas en las que pienso que podemos demostrar progreso.” La Directora Ejecutiva de Foundations, Rhonda Lauer, estuvo de acuerdo con los comentarios de Butler.

Posible influencia

La política podría tener una función en las decisiones de renovación, como ocurrió en 2001 y 2002 cuando los gobernadores re­publicanos Tom Ridge y Mark Schweiker pusieron mucha presión para traer a las EMO – y en especial a Edison Schools – a Filadelfia.

Schweiker nombró miembros de la SRC que como él, respaldaban el modelo de ad­ministración privada: El Presidente James Nevels y los Comisionados Daniel Whelan y James Gallagher. El nombramiento de Whelan termina en enero de 2007, y entonces el gobernador Ed Rendell tendrá la oportunidad de nombrar a un reemplazo.

Localmente, el Representante Estatal Dwight Evans y el Presidente de la Cámara John Perzel han sido durante los últimos cinco años fuertes defensores de retener las EMO como administradores de las escuelas del Distrito. Perzel ha enfatizado que la clave para que Filadelfia mantenga el respaldo legislativo de Harrisburg a fin de obtener fondos para las escuelas es que Filadelfia siga dependiendo de los administradores privados.

Estos y otros políticos tienen otra co­nexión con las EMO – durante los últimos cinco años han recibido contribuciones significativas en sus campañas de los ejecutivos de las EMO. Sobre $66,000 de los más de $200,000 en donativos hechos por funcionarios de las EMO a las campañas electorales locales y estatales desde 2001 fueron para Evans, aunque Rendell, Perzel, el Alcalde John Street, y los Senadores Estatales Vincent Fumo y Anthony Williams también han recibido contribuciones substanciales.

Donativos de los funcionarios de las EMO para las campañas electorales de políticos locales, 2001 - 2006

 
Dwight Evans:
$66,103

 
John Street:
$41,750

 
Ed Rendell:
$28,250

 
John Perzel:
$19,400

 
Vincent Fumo:
$9,000

 
Anthony Williams:
$8,625

Donativos de los funcionarios de las EMO a los políticos locales y PAC por proveedor, 2001 - 2006

 
Universal Companies:
$93,550

 
Foundations:
$67,103

 
Edison Schools:
$38,166

 
Victory Schools:
$8,625

 
Chancellor-Beacon:
$250

Source: Pennsylvania Department of State

Con tantas interrogantes acerca de las re­novaciones de las EMO sobre la mesa, algunos dicen que llegó el momento para que la SRC comience a esforzarse seriamente para incluir al público – los padres, maestros y la comunidad en general – en esta importante decisión.

El Director Académico Gregory Thornton dijo que la función de la comunidad en el proceso de renovación es “sumamente vital.” Sin embargo, los planes para que el público participe son moderados, como mucho.

Según Siefert, los resultados de los informes sobre el desempeño de los proveedores se pondrán a la disposición del público. No obstante, dijo que la única participación formal que la comunidad tendrá en las renovaciones será a fines de la primavera, cuando las resoluciones sobre los contratos de las EMO aparezcan en las agendas de las reuniones públicas de la SRC y se permitan los comentarios del público.

Los comisionados no tomarán ninguna decisión final sobre los contratos de las EMO antes de esas reuniones, dijo Siefert. “No se tomará el voto hasta que hayamos tenido al menos dos sesiones”, explicó.

Las reuniones de planificación pública y votación de la SRC ofrecerán una oportunidad adecuada para que “el público analice” las re­novaciones, dijo Siefert.

Yanoff, de la PCCY, advirtió por otro lado que la falta de participación de la comunidad antes de esas reuniones podría resultar en una reacción negativa local a las decisiones de la SRC sobre los contratos. Aunque ella no opina que la comunidad “necesita tener la última pa­labra” en cuanto a las EMO, dijo que sí se merece tener un papel más significativo en el proceso de renovación.

“Todo contrato en el que la decisión sea nebulosa”, advirtió ella, “pone en peligro la confianza de la comunidad”.

About the Author

Tina Collins hizo su práctica en The Notebook en el 2006 como estudiante graduada bajo el auspicio del Fels Fund.

Karen Lorang le ayudó a hacer la investigación.

Traducción por Mildred S. Martínez.

Comments (0)

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.

By using this service you agree not to post material that is obscene, harassing, defamatory, or otherwise objectionable. We reserve the right to delete or remove any material deemed to be in violation of this rule, and to ban anyone who violates this rule. Please see our "Terms of Usage" for more detail concerning your obligations as a user of this service. Reader comments are limited to 500 words. You are fully responsible for the content that you post.

Table of Contents

Read the latest print issue

Philly Ed Feed

Become a Notebook member

 

Top

Public School Notebook

699 Ranstead St.
Third Floor
Philadelphia, PA 19106
Phone: (215) 839-0082
Fax: (215) 238-2300
notebook@thenotebook.org

© Copyright 2013 The Philadelphia Public School Notebook. All Rights Reserved.
Terms of Usage and Privacy Policy