Menu
Paid Advertisement
view counter

February 2013 Vol. 20. No. 4 Focus on A Downsizing District

En español

Incierto dónde terminarán los maestros desplazados

Aunque el contrato ofrece un “derecho a seguir” a los estudiantes, la realidad es más complicada.

By por Connie Langland on Feb 14, 2013 02:10 PM
Photo: Harvey Finkle
Los miembros de la unión de maestros han asistido y hablado en reuniones de la comunidad sobre los cierres de las escuelas y en protestas como ésta al frente de las oficinas centrales del Distrito.

Estos son días que se han convertido en semanas de incertidumbre para cientos de maestros en las 44 escuelas que serán cerradas o reubicadas bajo el plan maestro de la Comisión para la Reforma Escolar.

¿Cerrarán su escuela?

¿Van a ser cesanteados?

¿A dónde irán?

En foros comunitarios recientes, el Superintendente William Hite Jr. enfatizó que el plan dice que “los maestros sigan a sus estudiantes” a las escuelas nuevas. Él calculó que sólo 37 maestros – una proyección basada en un maestro por cada escuela programada para cierre – finalmente enfrentarían ser cesanteados.

“La cantidad de maestros impactados [por las cesantías] será mínima”, dijo. Con cientos de maestros nuevos contratados cada año, dijo que cualquier persona que fuera cesanteada puede ser optimista y esperar ser recontratada en algún lugar del sistema para principios del año escolar en septiembre.

Sin embargo, el Distrito no ha compartido el análisis que respalda sus proyecciones. Además, los comentarios de Hite ocurrieron antes de que el Distrito anunciara en enero sus planes de transferir 2,000 estudiantes de Head Start en centros operados por el Distrito a centros de la comunidad. Esta acción para recortar costos impactará a docenas de maestros certificados porque muchos de los maestros de Head Start también cuentan con certificación para enseñar en escuelas elementales.

“No puedo contestar cuántos maestros serán afectados, y tampoco sé de qué manera”, dijo Arlene Kempin, vicepresidenta general de la Federación de Maestros de Filadelfia. “Y ahora a la lista se le suman los cierres de esos centros de educación en la niñez temprana”.

El año pasado, el Distrito identificó diez escuelas para cierre pero finalmente cerró seis. Este año, la lista para cierre es de 37 y la lista para reubicación es de siete. Esto se le suma al cierre que se espera de los 10 centros de Head Start en lugares alquilados por el Distrito.

“Cuando le afecta a uno, es traumático”, dijo Kempin. “Muchos maestros dedican la vida a su escuela. Son parte de la comunidad, fueron maestros de los padres de los niños que ahora son sus estudiantes. Es muy triste”. 

Hasta el 2011, el Distrito contrataba entre 900 y 1000 maestros cada año. Esa cifra bajó drásticamente en el año 2011-12, el primer año de grandes recortes en el presupuesto. Algunos maestros fueron cesanteados el año pasado hasta que todo se definiera, aunque la mayoría fue recontratada cuando el Distrito finalmente contrató aproximadamente 350 maestros nuevos este último otoño.

A los principales en las escuelas programadas para cierre se les alertó mediante una carta de que “quizás no tengan empleo”, dijo el jefe de la unión, Robert McGrogan. 

Sin embargo, dijo que como los principales tienen algunos derechos al respecto, fue un error avisarles a los principales de las 37 escuelas que ellos eran los que estaban en riesgo. Debido a las reglas de reducción de personal, si se cesantearan algunos principales, lo más probable es que sean los que todavía están en sus periodos de probatoria de dos o tres años.

“No sé si el porcentaje de vacantes disponibles va a coincidir con el porcentaje de cesantía”, dijo McGrogan. 

El futuro de muchos principales estará en limbo hasta que se hayan tomado en cuenta las jubilaciones, renuncias y promociones, y todo esto ahora que el Distrito dice que necesita invertir en liderazgo de calidad. 

Todo esto se suma para causar incertidumbre masiva y preocupación.

Además, los principales están siendo puestos en la difícil posición de “pedírseles que aboguen por sus estudiantes mientras comienzan el proceso de cerrar la escuela y proteger sus bienes físicos”, dijo McGrogan.

“¿Cómo van a defender a sus estudiantes y también obedecer al Distrito?” preguntó. El Distrito, dijo él, está “poniendo a los miembros de mi organización en la mirilla”.

Para los maestros más nuevos, la pregunta es si van a ser cesanteados… otra vez. Y las probabilidades no son tan favorables como hace unos años, cuando se estaban jubilando muchos maestros veteranos. Ahora, de acuerdo con la unión, el 55 por ciento de los 10,000 maestros tiene cinco años de experiencia o menos. Bajo el contrato, las cesantías generalmente se basan en los años de empleo – el último contratado es el primero cesanteado. 

Los maestros en las escuelas afectadas están tomando acción.

“Es difícil sentir cada año que el empleo de uno está en peligro”, dijo A. J. Schiera, maestro de Estudios Sociales cuyos estudiantes (él enseña una clase de educación urbana) se han convertido en grandes defensores de su escuela, la Escuela Superior University City, en varios foros sobre el cierre de las escuelas. Nos dijo que él y otros maestros están adoptando una actitud de “atrincherarse y pasar el año” mientras esperan lo mejor.

Kristi Taylor, maestro de computadoras en la Escuela Fairhill de K-8 en el norte de Filadelfia, dijo que ella y otros maestros han optado por cabildear fuertemente para lograr que la escuela no sea cerrada escribiendo cartas, haciendo llamadas, repartiendo folletos en la comunidad y llevando a cabo otras actividades. “Algunas personas piensan que no vale la pena pero yo lo veo como una oportunidad para que todos ganen. Habremos hecho todo lo posible, habremos hecho lo mejor”, dijo ella. 

Su futuro no es tan seguro – ella es maestra veterana pero sólo tiene cuatro años en el Distrito y fue cesanteada por poco tiempo hace dos veranos. “No estoy muy alta en la lista de prioridades”, dijo.

En los foros y en entrevistas, estos y otros maestros expresaron preocupación sobre el posible impacto adverso en los estudiantes – en su sentido de identidad y seguridad.

En poco tiempo, la unión de maestros enfrentará dos fechas importantes, de acuerdo con Kempin. La primera es la reunión de la Comisión para la Reforma Escolar en marzo (el 7 de marzo), cuando se espera que la SRC vote en cuanto a la lista final de cierres y reorganizaciones. La segunda es el 15 de abril, cuando los maestros necesitan informarle al Distrito si tienen planes de jubilarse o renunciar a fin de ser elegibles para ciertos beneficios. 

Hasta esa fecha, ni el Distrito ni la unión tendrán una idea aproximada de dónde habrá otros empleos disponibles para los maestros desplazados.

Kempin ya le avisó a los maestros en riesgo que digan a qué escuelas les gustaría transferirse, en orden de preferencia. El contrato de los maestros incluye un “derecho a seguir” a los estudiantes a su escuela nueva si hay una vacante en esa escuela. Si hay múltiples candidatos para la misma vacante, entonces se aplican las reglas de experiencia, dijo ella.

Con tantos cierres de escuela, los maestros necesitan saber que quizás enfrenten competencia no sólo de sus colegas sino de maestros en las otras escuelas de la lista de cierre – y de los maestros desplazados por la decisión de cerrar los programas de Head Start del Distrito.

Los maestros de las escuelas Meade y Reynolds en el norte de Filadelfia (ambas en la lista de cierre) podrían competir para seguir a sus estudiantes a la nueva Elemental Vaux, por ejemplo.

“El Dr. Hite ha dicho que el maestro seguirá a los estudiantes y que ningún maestro perderá su empleo, pero sabemos que eso no es posible”, dijo Deborah Hansen, maestra de Meade. Ella tiene preguntas sobre su situación (a pesar de tener 14 años con el Distrito) porque no estará en ningún salón de clases este año.

Otra situación sobre la crisis actual es que el contrato de los maestros vencerá el 31 de agosto, y el contrato de los principales vencerá el mismo mes. El Distrito ha comenzado a presionar a todas sus uniones, tanto con palabras como con acción, sobre asuntos que incluyen salario, beneficios, evaluaciones de desempeño y otras. 

El plan de cinco años del Distrito pide que la nómina general se reduzca drásticamente en el próximo año fiscal – un 16 por ciento – y que luego se reduzca más en los años siguientes. 

La pasada primavera, la SRC buscó brevemente una legislación que le diera derecho absoluto a cancelar contratos de unión y establecer salarios y beneficios. Aún sin ese tipo de legislación, el Distrito actuó por su propia iniciativa en enero para ignorar el contrato de los principales y no dar el aumento de 3 por ciento que se les debía a esos líderes.

 

About the Author

La redactora independiente Connie Langland escribe sobre asuntos de educación en Filadelfia.

Traducción por Mildred S. Martínez.

Comments (2)

Submitted by Tabitha (not verified) on May 23, 2013 12:16 pm
Hello just wanted to give you a brief heads up and let you know a few of the pictures aren't loading correctly. I'm not sure why but I think its a linking issue. I've tried it in two different browsers and both show the same results.
Submitted by Vogel Medien Verlag (not verified) on June 3, 2014 12:58 am
Vogel Medien Verlag Terrific work! This is the kind of info that are supposed to be shared around the web. Shame on the search engines for no longer positioning this put up upper! Come on over and consult with my site . Thank you =)

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.

By using this service you agree not to post material that is obscene, harassing, defamatory, or otherwise objectionable. We reserve the right to delete or remove any material deemed to be in violation of this rule, and to ban anyone who violates this rule. Please see our "Terms of Usage" for more detail concerning your obligations as a user of this service. Reader comments are limited to 500 words. You are fully responsible for the content that you post.

Table of Contents

Read the latest print issue

Philly Ed Feed

Become a Notebook member

 

Top

Public School Notebook

699 Ranstead St.
Third Floor
Philadelphia, PA 19106
Phone: (215) 839-0082
Fax: (215) 238-2300
notebook@thenotebook.org

© Copyright 2013 The Philadelphia Public School Notebook. All Rights Reserved.
Terms of Usage and Privacy Policy