Menu
Paid Advertisement
view counter

Summer 2005 Vol. 12. No. 4 Focus on Segregation & Equity

En español

¿Se está haciendo presión todavía para la igualdad racial?

Suspendida la supervisión de las cortes; el impulso para la igualdad puede provenir del Distrito o de la comunidad.

By por Paul Socolar y Len Rieser on May 20, 2005 11:00 PM

Mejorar las escuelas públicas es el “problema de derechos civiles del siglo XXI”, dijo el CEO Paul Vallas poco después de llegar a Filadelfia. Muchos residentes de Filadelfia están de acuerdo, y señalan el contraste entre las condiciones de las escuelas en la ciudad (donde la mayoría de los estudiantes son de color), y las condiciones en los suburbios (donde la mayoría de los estudiantes son blancos).

Sin embargo, existe otro problema de derechos civiles – dentro de las escuelas de la ciudad. En una decisión que fue causa de noticia cuando se emitió en 1994, la Juez de la Corte estatal Doris Smith-Ribner encontró que el Distrito Escolar en sí era “un ambiente escolar racialmente segregado en el que no todos los estudiantes reciben las mismas oportunidades educativas”.

Las víctimas, escribió la Juez Smith-Ribner, eran los estudiantes afroamericanos y latinos, especialmente en las escuelas con una mayoría de estudiantes de color. Estos niños, encontró ella, no tenían “acceso igual a... los maestros más cualificados y de más experiencia, las mismas facilidades y planteles, acceso igual a cursos avanzados o de admisión especial, asignación equitativa de recursos, o al compromiso para eliminar los desequilibrios raciales en las escuelas al mayor grado posible”.

Por gran parte de la década pasada, la juez fue una participante clave del sistema de escuelas públicas de Filadelfia y usó sus poderes para ponerle presión al Distrito en asuntos de igualdad racial. Pero ahora que el caso sobre desegregación se aproxima a su final, ¿qué otras fuerzas en pro de la igualdad en el Distrito o en la comunidad asegurarán que los esfuerzos para proporcionar oportunidades iguales de educación continúen?

Impacto de la corte

En 1994, la Juez Smith-Ribner actuó rápidamente para preparar un plan de reforma. El nuevo superintendente, David Hornbeck, anunció que aceptaba con gusto la supervisión de la corte. Por muchos años, el Distrito visitó frecuentemente la corte para reportar los pasos que se estaban tomando para resolver las desigualdades raciales.

Michael Churchill, el abogado director del Centro de Leyes de Interés Público en Filadelfia que representó a grupos comunitarios en el caso, notó que “La corte logró que el Distrito se asegurara de que las escuelas racialmente aisladas no fueran las últimas en obtener programas de día completo para Kinder, tecnologías de computadoras y otros recursos. Algunas de las desigualdades importantes se redujeron bajo la supervisión de la corte”.

Sin embargo, la presión que ejercía la decisión de la corte no duró mucho. Cuando la juez tomó la decisión no usual de ordenar que el estado pagara por las mejoras en las escuelas predominantemente no blancas del Distrito, la Corte Suprema de Pensilvania revocó su orden.

Por no tener más fondos del estado, mantuvo el Distrito, ya no podría reducir el tamaño de las clases, aumentar el adiestramiento de maestros ni asumir otros gastos fuertes necesarios para eliminar por completo las diferencias que la Juez Smith-Ribner había identificado. Los recursos necesarios para lograr tanto la igualdad como la calidad ya no estarían disponibles, y la reforma comenzó a demorarse.

Hornbeck renunció a su puesto en el 2000, y 18 tumultuosos meses después, el estado tomó las riendas del Distrito. Se creó la Comisión para la Reforma Escolar y llegó el CEO Paul Vallas, trayendo consigo nuevas agendas para mejorar las escuelas. Las órdenes de la Juez Smith-Ribner ya no eran el centro de atención, y el Distrito buscó finalizar el caso.

En un compromiso logrado el año pasado, las partes acordaron que el caso se mantendría abierto por tres años más. Durante este tiempo, el Distrito habría de reportar sus actividades una vez al año, enfocándose en si estaba eliminando o no las diferencias raciales en desempeño y en si estaba o no repartiendo los recursos de manera justa, pero la corte no tomaría ninguna acción. (La mayoría de los datos en esta edición provienen del primer reporte que dio el Distrito.) A menos que una de las partes convenza a la corte de lo contrario, el caso terminará en 2007.

Ahora que se suspendió la supervisión del Distrito por parte de la corte, los que están preocupados por la desigualdad racial están buscando otras maneras para poder fiscalizar el sistema. Hay otro caso federal pendiente y separado que alega que el estad ha gastado fondos de manera discriminatoria, pero también está suspendido mientras las partes reexaminan las tendencias más recientes de gasto de fondos en todo el estado.

Agenda de igualdad del Distrito

La “Declaración de Educación” del Distrito Escolar, adoptada por la Comisión para la Reforma Escolar en 2004, establece un conjunto claro de metas para la igualdad en el sistema, y el CEO Vallas declaró que los presupuestos y evaluaciones de programa del Distrito están ahora alineadas con esas metas.

Las “metas objetivo” para igualdad de la Declaración incluyen:

  • “La desigualdad en base a raza, origen étnico, sexo y estatus socioeconómico será menos de 10 por ciento en todas las medidas académicas”.

  • “El 100% de las escuelas tendrán igualdad en facilidades, programas y recursos”.

  • “El 100% de los maestros y paraprofesionales del Distrito estarán altamente cualificados para ejercer sus puestos”.

El Distrito tiene una Oficina de Responsabilidad que supervisa si está cumpliendo sus metas. La Oficina de Igualdad Educativa, que supuestamente tiene que asegurar que el Distrito responda a asuntos de igualdad, actualmente tiene solamente dos empleados.

El enfoque de Vallas ha sido mejorar a nivel de sistema, tratando de evitar lo que él describe como “una dinámica en la que las comunidades con escuelas relativamente pobres y de pocos fondos se pelean entre sí, cuando el problema estriba en un asunto de mayor importancia: cuán inadecuadas son las fórmulas para la asignación de fondos a las escuelas”.

Vallas explicó que, “Yo actúo en base a la premisa de que todas nuestras escuelas tienen deficiencias – se ha descubierto que todas nuestras escuelas tienen problemas en cuanto a la condición física de los edificios, la contratación de personal, la inversión en el currículo, instrucción y desarrollo profesional, y a las actividades extracurriculares”.

En relación a otros dos grandes asuntos de igualdad que enfrenta el Distrito – cómo rectificar el inmenso desequilibrio racial en la distribución de maestros cualificados y dónde ubicar los $1.500 millones en escuelas nuevas para resolver las desigualdades raciales y reducir la segregación – no está claro si hay o no presión dentro del mismo Distrito para lograr igualdad.

Grupos externos de defensa

La escasez de maestros de alta calidad en las escuelas de mucha pobreza y predominantemente no blancas es uno de los problemas de igualdad que en años recientes ha contado con una defensa prominente por parte de las organizaciones comunitarias. Otro problema es el cambio que hizo el Distrito de parte de sus fondos Título I, pasándolos de escuelas de alta pobreza a escuelas de menos pobreza.

Carol Hemingway, presidente de la junta de Philadelphia ACORN, identificó la igualdad en maestros como un problema clave de igualdad para los padres de las escuelas de bajos ingresos y predominantemente no blancas. ACORN empezó recientemente a desarrollar una campaña “Grow-Your-Own” (Prepara los tuyos) en Filadelfia, mediante la cual se ayuda al personal no docente de las escuelas (como los NTA y paraprofesionales) a prepararse para ser maestros.

La campaña Teacher Equity Campaign (Campaña para la igualdad de maestros) ha presionado al Distrito para que proporcione mejores incentivos a los maestros si aceptan trabajos en escuelas de mucha pobreza.

Un poco de presión también puede provenir de la Ley Que Ningún Niño Quede Atrás (conocida como NCLB), que ordena mayor calidad de los maestros, reportes de progreso para cada grupo racial y étnico, y que se apoye más la participación de los padres. Hemingway dice, “La Ley NCLB tiene muchos defectos, pero algo bueno que tiene y que mucha gente no está captando es la participación de los padres. Los Distritos no pueden seguir impidiendo la participación de los padres... [ellos] van a tener que hacerlo”.

Pero, a diferencia de los reportes requeridos bajo la resolución de la Juez Smith-Ribner, la ley no requiere ningún tipo de reporte sobre las diferencias raciales en la distribución de maestros o de recursos financieros, ni tampoco sobre si las facilidades y cursos ofrecidos son de igual calidad en las escuelas cuya matrícula de estudiantes de color es grande.

De acuerdo con Churchill, el peor problema es la falta de fondos en todo el Distrito en comparación con los distritos suburbanos con matrícula predominantemente blanca. Las deferencias cruciales en desempeño académico dentro del Distrito no se pueden arreglar, observó, porque tomaría demasiado dinero reducir el tamaño de las clases, contratar y retener maestros con cualificaciones comparables a las de los maestros de los distritos suburbanos, y proporcionar suficiente tutoría, asesoramiento y apoyo para los estudiantes.

Churchill sostuvo que la opinión pública durante los años de labor del pasado gobernador favorecía mucho la igualdad en asignación de fondos, pero que la legislatura de Pensilvania bloqueó todas las redistribuciones reales, y Pensilvania sigue siendo uno de los peores estados del país en cuanto a la igualdad de financiamiento de escuelas. “Hasta que los estudiantes, padres, abuelos, empleados y contribuyentes que solventan el costo de este sistema educativo racialmente polarizado y deficiente, verdaderamente amenacen a los legisladores con verdaderas consecuencias, no parece que habrá ningún cambio”, dijo él.

About the Author

Paul Socolar es el editor del Notebook y se le puede escribir a pauls@thenotebook.org.

Len Rieser es co-director del Centro de Derechos Educativas.

Traducción por Mildred S. Martínez

Comments (0)

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.

By using this service you agree not to post material that is obscene, harassing, defamatory, or otherwise objectionable. We reserve the right to delete or remove any material deemed to be in violation of this rule, and to ban anyone who violates this rule. Please see our "Terms of Usage" for more detail concerning your obligations as a user of this service. Reader comments are limited to 500 words. You are fully responsible for the content that you post.

Table of Contents

Read the latest print issue

Philly Ed Feed

Become a Notebook member

 

Top

Public School Notebook

699 Ranstead St.
Third Floor
Philadelphia, PA 19106
Phone: (215) 839-0082
Fax: (215) 238-2300
notebook@thenotebook.org

© Copyright 2013 The Philadelphia Public School Notebook. All Rights Reserved.
Terms of Usage and Privacy Policy