queningun Photo: Harvey Finkle

La Ley Que Ningún Niño se Quede Atrás (No Child Left Behind, NCLB), aprobada en el 2002, le dio al gobierno federal un papel nuevo y mucho más importante en la educación de Kinder a 12mo, porque en la misma se estableció la meta de que las escuelas públicas tuvieran aún más responsabilidad por el logro de los estudiantes. Para que los estados reciban fondos federales para educación, el gobierno requiere que les den exámenes de lectura, matemáticas y ciencias a los estudiantes de las escuelas públicas (incluidas las escuelas chárter), y también que introduzcan un sistema de contabilidad que les exija a las escuelas mejorar en esos exámenes.

Bajo la Ley NCLB, no cumplir con las puntuaciones objetivo en los exámenes de lectura y matemáticas puede resultar en graves consecuencias para la escuela y el distrito, y también en nuevas opciones para las familias. La NCLB también hace que las escuelas tengan que dar cuenta por el porcentaje de estudiantes que toman el examen, y por cuáles estudiantes lo toman en cada escuela.

Cada año, los estados y distritos tienen que emitir ‘reportes de notas’ con los datos estatales y de cada una de las escuelas, distritos y escuelas chárter. De acuerdo a la NCLB, las escuelas también tienen que notificar a los padres sobre su derecho a pedir las cualificaciones de los maestros de sus hijos. Los padres también tienen derecho a saber si sus hijos han sido instruidos por cuatro o más semanas consecutivas por un maestro que no cumple con los criterios del estado para ser ‘altamente cualificado’.

Cómo se mide el “progreso anual adecuado”

La NCLB tiene como meta que para el año 2013-14 todos los estudiantes de escuela pública obtengan puntuaciones de nivel ‘competente’ o ‘avanzado’ en los exámenes estatales de lectura y matemáticas. Esta ley asigna la responsabilidad de cumplir con esta meta a las escuelas y distritos. El progreso anual adecuado, o AYP (adequate yearly progress), es el nivel mínimo de desempeño que tienen que lograr los estados, distritos escolares y escuelas cada año en las siguientes áreas:

  • el porcentaje de estudiantes que cumplen con las metas de puntuación en los exámenes (explicado a continuación)

  • el porcentaje de estudiantes que tomó los exámenes (“participación en el examen”), que tiene que ser 95% o más

  • el porcentaje de estudiantes que se gradúa de escuela superior (en Pensilvania, la meta es 80% o mejor)

  • otra medida adicional de desempeño escolar – seleccionada por el estado – para las escuelas elementales e intermedias (en Pensilvania, las escuelas tienen que tener asistencia de 90% o mostrar mejoría).

Requisitos de los exámenes

Las medidas del progreso escolar en Pensilvania se han basado en los resultados del examen estatal estandarizado en lectura y matemáticas, conocido como el PSSA (Pennsylvania System of School Assessment). En la primavera, el PSSA se la administrará a estudiantes en los grados 3, 5, 8 y 11 (este será el primer año en que las puntuaciones de tercer grado se incluirán para calcular el progreso anual adecuado). A partir del año escolar 2005-06, los exámenes tendrán que ser administrados cada año a los grados desde tercero hasta octavo para matemáticas y lectura y una vez durante la escuela superior. A partir del año escolar 2007-08, también se darán exámenes para medir el logro en ciencias.

En cumplimiento con la NCLB, Pensilvania ha establecido metas de puntuación en escala para las escuelas durante el periodo 2002-03 hasta el 2013-14:

Para asegurar que las escuelas son responsables de todos los estudiantes, la NCLB requiere que las puntuaciones sean clasificadas (separadas) por “subgrupos” para dar seguimiento al desempeño de los siguientes grupos dentro de la población general estudiantil:

  • grupos raciales/étnicos (africano americanos, latinos, asiáticos, blancos, etc.)

  • estudiantes con desventaja económica (elegibles para recibir almuerzo gratis/con descuento)

  • estudiantes de educación especial

  • estudiantes con habilidad limitada del idioma inglés

Cualquier subgrupo que represente 40 estudiantes o más tiene que cumplir con las mismas metas de puntuación y participación en el examen para que la escuela logre el AYP. Mientras más subgrupos, más metas la escuela tendrá que alcanzar para lograr el AYP.

Otras maneras de lograr el AYP

Aún en las escuelas que no cumplen con las metas de puntuación en el examen, hay otras maneras de lograr el progreso anual adecuado, o AYP:

La designación safe harbor (puerto seguro) es una manera en la que una escuela o distrito puede lograr el AYP sin cumplir con las metas estándar de desempeño (en el 2004, estas metas fueron 45% en lectura; 35% en matemáticas). Si una escuela o subgrupo no cumple con las metas de desempeño pero reduce por 10% o más el porcentaje de estudiantes que están a un nivel de competencia deficiente, se considerará que cumplió con el AYP para esta área. Una escuela en la que 90% de los estudiantes no demuestran competencia lograría designación safe harbor si reduce ese porcentaje por 9 o más puntos.

Los intervalos de confiabilidad (confidence intervals) pueden permitir que las escuelas logren el AYP cuando no hayan alcanzado las metas de competencia ni la designación de safe harbor. El intervalo de confiabilidad es un ajuste estadístico hecho por el estado que permite un margen de error para tomar en cuenta el hecho de que es posible que los estudiantes en los grados que tomaron el examen no sean una muestra representativa de todos los estudiantes en la escuela.

Las escuelas pueden presentar apelaciones por cualquiera de tres razones: “errores de datos”, “circunstancias especiales”, y “mejora significativa”. Las escuelas que no hayan cumplido con sus metas AYP, aún después de usar el safe harbor y los intervalos de confiabilidad, pueden apelar al estado para que se les reconozca por mejoras significativas si han cumplido con metas de crecimiento de acuerdo a una medida conocida como el “Índice de Desempeño de Pensilvania” (Pennsylvania Performance Index, PPI), que toma en cuenta la mejora en puntuaciones que estén bajo el nivel de competencia.

El índice mide los cambios en el desempeño de los estudiantes en las categorías “Basic” (básica) y “Below Basic” (nivel por debajo de básica). Divide ambas categorías en dos niveles, para que cualquier cambio dentro y entre estos niveles se pueda acreditar. Por ejemplo, si un grupo grande de estudiantes mejora de la categoría “Below Basic II” a la categoría “Below Basic I”, esto sería suficiente como para contar como “mejora significativa”. Cada escuela y subgrupo tiene su propia puntuación PPI básica para el 2002, y las metas de crecimiento para el índice de desempeño se basan en la trayectoria necesaria para alcanzar una competencia de 100% para el año 2014.

Si las escuelas no cumplen con las metas AYP

Cuando una escuela o distrito no cumple con las metas AYP durante múltiples años consecutivos, se designará que necesita un nivel de mejora escolar o acción correctiva y enfrentará consecuencias que se irán intensificando. Se requiere que tales escuelas tomen ciertas acciones antes de que comience el año escolar. Si una escuela continúa fallando en las metas AYP, las consecuencias de la NCLB para un año y nivel se van acumulando al próximo nivel y se añaden otras adicionales. Estos son los niveles de consecuencia acumulativa para categorizar las escuelas que no cumplen con las metas AYP.

Primer año en que no se cumple con el AYP – “Warning (Advertencia)”. Se le notifica a la escuela que tiene otro año para desarrollar sus estrategias de mejora y lograr sus metas AYP. La escuela no tiene más consecuencias.

Año 2 – “School Improvement I (Mejora escolar I)”. Los funcionarios escolares tienen que desarrollar un plan de mejora escolar de dos años. Los distritos le tienen que ofrecer a los estudiantes la opción de transferirse de la escuela “que necesita mejorar” a otra escuela pública que no está enfrentando consecuencias. El distrito pagará por la transportación.

Año 3 – “School Improvement II (Mejora escolar II)”. Los distritos tienen que ofrecer servicios gratis de tutoría a los estudiantes de bajos recursos de una lista de proveedores aprobados (esto se conoce como “servicios educativos suplementarios”).

Año 4 – “Corrective Action I (Acción correctiva I)”. Cuando una escuela lleva cuatro años consecutivos sin cumplir con el progreso anual, el estado la pondrá bajo un “plan de acción correctiva”. Las consecuencias pueden ser cambios en el personal o el currículo, añadir horas al día o días al año escolar, o cualquier otra medida.

Año 5 – “Corrective Action II (Acción correctiva II)”. Si una escuela o distrito continua siendo identificada como en necesidad de mejorar, necesitará la creación de un nuevo plan a ser implantado el año siguiente, y el mismo incluirá al menos uno de los siguientes cambios drásticos: reemplazo de personal, conversión a escuela chárter, traspaso de la administración de la escuela al estado o a una compañía privada, o cualquier otra reestructuración administrativa. Los padres tienen que participar en las decisiones sobre el plan.

Año 6 – “Corrective Action II, second year (Acción correctiva II, segundo año)”, también conocida como “reestructuración”. Si la escuela todavía no logra un progreso anual adecuado, el plan para la reestructuración de la escuela deberá ser implantado.

Una escuela identificada como “Making Progress (Progresando)” es una que estuvo anteriormente clasificada como mejora escolar o acción correctiva pero que ha logrado el AYP por un año. Si la escuela cumple con sus requisitos AYP por un segundo año, saldrá del sistema de mejora y se contará entre las escuelas que han “Cumplido con el AYP”. Si el segundo año no logra el AYP, la escuela regresará al próximo nivel de mejora escolar o acción correctiva.

Recursos:

Departamento de Educación de Pensilvania, Negociado de Evaluación y Responsabilidad
Departamento de Educación de los Estados Unidos

Agradecemos en especial a Pennsylvania Public Education Partnership, ‘No Child Left Behind’ in Pennsylvania”. Publicado por el Mon Valley Education Consortium (www.mvec.org), 2004.

the notebook

Our news is free to read, but not to report.

support local journalism

xjavporn.com