October 2 — 10:50 am, 2009

Un modelo de colaboración que funciona

Los proveedores de cuidado de niños operados por el Distrito y en la comunidad colaboran para ofrecer Prekinder de alta calidad.

page13 Photo: Harvey Finkle

Sooyun Sha está muy contenta con el Parent Infant Center (PIC) ubicado en la esquina de las calles 42 y Spruce, donde su hijo Andy asiste al Prekinder.

“La educación es muy buena, los maestros son excelentes, y yo me siento bien tranquila llevando a Andy allí”.

Los sentimientos de Sha resumen el modelo de colaboración exitosa que conecta al Distrito a muchos proveedores de cuidado de niños en toda la ciudad.

El PIC es parte de 60 agencias comunitarias que colaboran con el Distrito para ofrecerles programas de Prekinder de alta calidad a familias de bajos recursos. El Distrito administra y asigna los grants federales y estatales que reciben los programas. Por su parte, los proveedores de cuidado en la comunidad les ofrecen Prekinder gratuito a las familias que cualifican para recibir apoyo del gobierno.

El dinero proviene de los programas Head Start federales y estatales, y de un programa estatal establecido hace dos años llamado Pennsylvania Pre-K Counts, el cual fue diseñado para aumentar el acceso a Prekinder para las familias de bajos recursos. El Distrito pagó por el Prekinder de 9,975 niños a través de estas colaboraciones.

Este tipo de colaboración ofrece beneficios obvios para todos los involucrados. En el caso del Distrito, se asegura que más niños entren el Kinder preparados para tener éxito. Manteniendo altos estándares académicos, el Distrito logra que los centros que tradicionalmente se enfocaban en cuidar a los niños jueguen un papel educativo más riguroso. A los proveedores participantes en la comunidad se les requiere ofrecer cinco horas diarias de instrucción de calidad durante el año escolar, impartidas por maestros que al menos tengan un diploma universitario de cuatro años.

David Silberman, director del departamento Partnership Development and Support (Desarrollo de colaboraciones y apoyo) del Distrito explica que uno de los objetivos de estas alianzas es “movernos de una cultura de cumplir con el mínimo – simplemente obtienes la licencia y evitas que nadie se lastime seriamente – a una cultura de excelencia y mejores prácticas”.

Él añadió que el Distrito no tiene el espacio para expandir sus programas y reconoce que aunque el Distrito es el experto en educación, “los proveedores conocen la comunidad mejor que nosotros”.

Por su parte, los proveedores se benefician de una amplia variedad de conocimientos y apoyo que de otra manera no podrían costear. Cada centro recibe visitas regulares de un especialista en instrucción, un coordinador de necesidades especiales, un trabajador social, una enfermera y un representante de participación de los padres. Estos profesionales observan y modelan las prácticas de enseñanza en los salones de clase para ayudar a los maestros a mejorar. También preparan talleres y adiestramientos para los proveedores.

Angela Harrison de la Dixon Learning Academy al sur de Filadelfia alaba la labor del Distrito. “Ellos no vienen aquí a tratar de operar el programa. Hablan con los maestros y les preguntan qué necesitan para mejorar su trabajo.”

Alfredo Calderón, funcionario ejecutivo de ASPIRA, un programa bilingüe al norte de Filadelfia, describe este programa como una “verdadera colaboración” en la cual profesionales comparten información, se entienden y se ofrecen apoyo.

Para los padres, los programas como el Pre-K Counts ofrecidos en sus centros locales de cuidado cumplen su necesidad de que los centros ofrezcan cuidado extendido durante el día y horarios de verano a diferencia de los programas de Prekinder del Distrito.

Los padres están también sumamente felices de ver a sus hijos recibir instrucción rigurosa. En el Rising Sun Daycare Center al norte de Filadelfia, Elina Henri piensa que el programa está cumpliendo un rol importante en preparar a su hija Debora para el Kinder. “El cuidado diurno es divertido”, dice ella, “pero Pre-K Counts enseña. El día está estructurado como un día escolar con el propósito de prepararlos para la escuela”.

Las colaboraciones han comprobado ser particularmente exitosas para las familias de inmigrantes. El Distrito incluye los asuntos relacionados con los estudiantes que están aprendiendo inglés en todas sus oportunidades de desarrollo profesional.

“Es un esfuerzo sumamente consciente de nuestra parte”, dijo Silberman. “Todos los materiales que compramos para nuestros propios programas reconocen la amplia variedad de culturas e idiomas que existen en los centros, y todos nuestros talleres toman estas cosas en consideración”.

En el PIC hay niños provenientes de todos lugares, incluyendo Bangladesh, Etiopía, España, Corea y China. Los padres están encantados con que sus hijos tengan la oportunidad de practicar el inglés en un ambiente de apoyo mientras conocen a compañeritos de diferentes nacionalidades.

El papá Genze Shao está complacido con el progreso de su hija Jasmine: “Pienso que Jasmine aprendió mucho, lo primero es su idioma. En la casa hablamos chino, pero queremos que ella apren da un poco de inglés…. Al principio se confundió, pero al terminar el año todo está bien; ella lo entiende todo”.

A pesar del éxito de este modelo, su destino dependerá de cómo termine la disputa sobre el presupuesto estatal. A los proveedores y los funcionarios del Distrito les preocupa el futuro.

Como dijo Silberman, “Hemos hecho maravillas para los niños de Filadelfia, pero el precio no es barato. Si los legisladores deciden que no hay suficiente dinero para hacer esto, no se logrará; y yo creo que sería una tragedia”. 

the notebook

Our news is free to read, but not to report.

support local journalism

xjavporn.com