June 8 — 3:43 pm, 2010

Sepa sus derechos al matricular en una escuela chárter

Consejitos del Education Law Center

A pesar de su creciente popularidad en Filadelfia, las escuelas chárter no están exentas de retos, y conocer sus derechos es importante para tener una experiencia exitosa.

A continuación les presentaremos los derechos de los estudiantes en áreas clave y les indicaremos algunos pasos que los padres y los estudiantes pueden tomar si creen que sus derechos han sido violados.

Educación especial

Las escuelas chárter no pueden negar admisión en base a la incapacidad de un niño. Las escuelas chárter tienen que cumplir con todas las leyes de incapacidad federales y proporcionarles educación especial y acomodos a los estudiantes elegibles. Sin embargo, a las escuelas chárter no se les requiere proveer servicios especiales para los estudiantes brillantes y talentosos.

Si usted pide que su hijo sea eva­luado para recibir educación especial, la escuela chárter tiene que hacer la evaluación a menos que le entregue un aviso por escrito con la razón por la que no la va a hacer. Una escuela chárter no puede requerir que usted pague por la evaluación o que la obtenga en otro sitio.

Si su hijo tiene un Programa de Educación Individualizada (IEP) de su escuela pública anterior, la escuela chárter tiene que seguir ese IEP hasta que lo adopte como suyo o desarrolle uno nuevo en una reunión del equipo IEP.

Las escuelas chárter tienen que cumplir reglas especiales para poder suspender o expulsar a un estudiante de educación especial. Estas reglas inclu­yen determinar si la conducta del niño está relacionada con su incapacidad.

Si una escuela chárter viola el derecho a servicios de educación especial de un estudiante, los padres se pueden comunicar con el principal o CEO. Si esto no tiene éxito, los padres pueden solicitar una facilitación del IEP, mediación o una audiencia de educación especial, todos los cuales son programados de manera gratuita a través de una oficina estatal.

David Thalheimer, abogado de educación especial, ha representado a más o menos 35 familias de Filadelfia contra escuelas chárter.

Thalheimer dijo que el personal podría no saber cuáles son sus obligaciones en cuan­to a los estudiantes con necesidades especiales o podría no tener la capacitación o experiencia necesarias para ayudar al niño porque “a menudo las escuelas chárter están todavía aprendiendo las leyes”.

Añadió que “A veces los administradores actúan como si la escuela chárter fuera una empresa privada, y no lo es. Es posible que no siempre cumplan las leyes que limitan su poder sobre los estudiantes”.

Para obtener más información consulte la publicación Pennsylvania Parent Guide To Special Education In Charter Schools; puede pedir una copia llamando al 1-800-441-3215 o descargándola en www.pattan.net/files/Charter/Charter-Sch-Gd-ENG.pdf.

Disciplina estudiantil

Cada escuela chárter tiene que distribuirles un código de conducta a los estudiantes y sus familias. Las reglas tienen que ser razonablemente claras.

Si una escuela chárter quiere expulsar a un niño – o sea, excluirlo por más de 10 días consecutivos – entonces tiene que llevar a cabo una audiencia formal ante su junta de administradores, un comité de la junta o un examinador de audiencias. El niño tiene derecho a hablar, presentar testigos, hacerle preguntas a cualquier testigo en su contra, y ser representado por un abogado. La mayoría de la junta tiene que votar a favor de la expulsión. Los padres tienen 30 días para apelar la expulsión ante el tribunal del condado local.

Una escuela chárter no se puede negar a matricular un estudiante que ha sido expulsado por otra escuela pública. Si la expulsión fue por una violación a las reglas de armas, la escuela puede proveerle educación alternativa al niño durante el resto de la expulsión. De otro modo la escuela tiene que matricular al niño, pero siempre y cuando éste cumpla los requisitos generales de matrícula que les aplican a todos los estudiantes.

Mientras algunas escuelas chárter hacen una labor excelente y cumplen los derechos de los estudiantes a un proceso debido, otras no lo hacen.

David Lapp, uno de los abogados del Education Law Center, describió una audiencia reciente en la que un estudiante de Kinder fue expulsado de la escuela por tocar la pierna de su maestra después de que ella dijera que le dolía. Lapp dijo que la audiencia estuvo repleta de irregularidades en procedimiento, y que ni siquiera era claro quién estaba dirigiéndola.

Desempeño académico

Los padres pueden obtener información sobre el desempeño de una escuela chárter revisando el informe de Progreso Anual Adecuado (adequate yearly progress, AYP) en www.paayp.emetric.net. Además, cada escuela presenta un informe anual ante el estado que está disponible en el sitio Web del Departamento de Educación de Pensilvania en www.pde.state.pa.us.

Los padres no pueden transferir a un niño automáticamente de una escuela chárter que tenga problemas de desempeño a una que tenga éxito. Sin embargo, los padres pueden solicitar admisión a otra escuela chárter o matricular a su hijo en la escuela pública de su comunidad.

Los padres tienen derecho a ver y obtener copias de los expedientes educativos de su hijo hasta que cumpla 18 años, cuando el estudiante tendrá derecho a ver sus propios expedientes. Si los expedientes del estudiante están incorrectos o contienen información que pudiera ser malinterpretada, los padres pueden pedir que se corrijan.

Los padres pueden pedir acceso al expediente académico de su hijo enviándole una carta al principal. La escuela tendrá entonces 45 días de calendario a partir de la fecha de la solicitud para enseñarle los expedientes al padre.

Servicios para inmigrantes y estu­diantes que están aprendiendo inglés

Las escuelas chárter no se pueden negar a matricular a un niño porque no hable inglés o debido a su situación migratoria. De hecho, una escuela chárter no puede pedir información de inmigración ni un número de seguro social como parte del proceso de matrícula. Los padres deben recibir los materiales de matrícula en su idioma natal.

Si un niño está aprendiendo inglés, la escuela chárter tiene que evaluar su nivel de habilidad en el idioma natal y en inglés. La escuela tiene que ofrecer instrucción de inglés como segundo idioma y tiene que adaptar la instrucción en las demás clases para que el niño pueda entender. Las escuelas tienen que proveerles servicios de traducción e interpretación a los padres que lo necesiten.

Cómo tomar acción

Los padres que crean que una escuela chárter ha violado los derechos de su hijo pueden hablar con el administrador de la escuela, escribirle una carta o hablar durante una reunión de la junta de administradores de la escuela chárter, escribirle a la Comisión para la Reforma Escolar (SRC) o hablar durante una reunión de la SRC. Los padres pueden también consultar a un abogado.

Sólo la SRC tiene la autoridad para cerrar una escuela chárter y lo puede hacer:

• si la escuela ha violado cualquiera de las condiciones, estándares o procedimientos contenidos en su carta de autorización;

• si los estudiantes de la escuela chárter no se desempeñan bien en los exámenes estatales o de acuerdo con los estándares detallados en la carta de autorización de la escuela chárter;

• si la escuela no cumple los estándares generalmente aceptados de administración fiscal o los requisitos de auditoría;

• si la escuela viola las leyes de las escuelas chárter;

• si la escuela viola otras leyes, incluyendo las leyes que protegen a los niños incapacitados; o

• si la escuela chárter es declarada culpable de fraude.

En Filadelfia, si la escuela chárter no es cerrada su autorización es renovada por otros cinco años. Sin embargo, antes de otorgar la renovación la SRC tiene que conducir una revisión exhaustiva de la escuela.

Para obtener más información visi­te el sitio Web del Education Law Center en www.elc-pa.org

the notebook

Our news is free to read, but not to report.

support local journalism

xjavporn.com