September 30 — 2:13 pm, 2014

Padres demandan al estado por condiciones en las escuelas

Siete padres de estudiantes del Distrito presentaron una demanda en el Tribunal Estatal en septiembre, aseverando que el Departamento de Educación del estado fue ilegalmente negligente y no investigó reportes de “deficiencias masivas de currículo” dentro del Distrito.

La demanda, que fue radicada por el Centro de Leyes de Interés Público de Filadelfia (Public Interest Law Center of Philadelphia, PILCOP) a nombre de la organización Parents United for Public Education y los siete padres, indica que al Departamento de Educación de Pensilvania se le presentaron 825 querellas en al año escolar 2013-2014. Sin embargo, de acuerdo con Amy Laura Cahn, abogada de PILCOP, esos reclamos fueron desestimados como problemas locales por medio de cartas genéricas o no fue­ron atendidos.

Bajo la Sección 4.81 del Código 22 de Pensilvania, dijo Cahn, la secretaria interina de Educación Carolyn Dumaresq tiene la obligación de investigar todas las alegaciones de deficiencias de currículo que sean dirigidas al Departamento de Educación del estado.

Las condiciones en las escuelas, dijo Cahn, han incluido “niveles alarmantes de sobrepoblación de manera que los maestros ya no pueden caminar entre los pupitres para interactuar con los estudiantes de manera individual, ofrecimientos de currículo cada vez más limitadas, una angustiante falta de consejeros, y baños escuálidos e insuficientes”.

Los padres dijeron que estos proble­mas surgieron de los extensos recortes de presupuesto que el Distrito hizo debido a una falta de fondos del estado. Los funcionarios del Centro de Leyes Educativas dijeron que próximo se radicará otra demanda separada sobre los fondos para educación.

Christianne Kapps, cuya hija asiste a la Escuela Superior de Filadelfia para las Artes Creativas y de Interpretación, dijo que ella ha presentado numerosas querellas ante el Distrito, y dos de ellas están incluidas en la demanda. Ella dijo que a los salones de clase de su hija les faltaban recursos cruciales como pupitres, y que la escuela no ofreció la clase de educación física que los estudiantes necesitaban a fin de graduarse.

“Mi hija siempre ha estado sumamente motivada para ir a la universidad”, dijo Kapps. “Yo no quiero que ella reciba menos de lo que necesita simplemente debido al lugar donde vivimos”.

Los padres y los maestros pueden continuar presentando sus quejas a myphillyschools.com.

the notebook

Our news is free to read, but not to report.

support local journalism